Melina Garrido

¿CÓMO CREAR CONTENIDO IDEAL PARA TU MARCA?

Una sola idea no es nada, bien comunicada es todo. No me cansaré de repetirlo.

Lo digo porque conozco mujeres con productos y servicios súper increíbles; pero cómo sus textos o contenido no estaban claros, se quedaban prácticamente a la deriva dejando que se hundiera sin poder ver ganancias.

El tema era que intentaban vender sus productos a la fuerza y el efecto era otro.

Hoy en día la venta directa no es bien recibida, cuando miramos tv cambiamos de canal en las publicidades.

Los usuarios las bloquean, quieren contenidos, no venta.

Lo ideal es generar emociones, transmitir valores que tus seguidores compartan, divertir, pensar: ¿Qué quiero que sienta mis lectores? ¿Alegría? ¿Nostalgia? ¿Empoderamiento? ¿Hambre? (Aquí voy yo en caída libre cuando alguien postea un pie de limón).

En base a la respuesta es lo que deberías ofrecer.

Por ello es importante que conozcas cómo escribir contenido que pueda ser el ideal para tu marca. Vamos organizando este jolgorio que te cuento tres.

1.Haz palpitar el corazón de tu marca: ¿Qué es lo que motiva tu emprendimiento? ¿Cuál es la historia detrás de tu marca? ¿qué te mueve para hacer lo que haces?

Eso más grande que ti misma y que no es sólo vender más. Eso que te mueve y te da fuerzas para seguir cuando las cosas no salen tan bien o se ponen más difíciles.

No te pases la vida mirando al firmamento y las noticias. Mirarlas por más de tres horas le baja el ánimo a quien sea.

Es el momento de elegir qué hacer con tu marca, la crisis nos lo ha puesto en bandeja porque de ellas salen las más encantadoras historias y propósitos de negocio.

Busca qué es lo que te hace única para venderlo a los demás. Inspiración que usualmente viene de una persona que admiras, de la calle, de algo que se lee, y… ¡qué carajo! de otros que lo hacen mucho mejor.

2. Qué dices y cómo lo escribes: ¿Quieres compartir tu punto de vista acerca del calentamiento global bajo la mirada de una madre o de una adolescente? ¿Qué piensa una empresaria de veinticinco años a una empresaria de 45 de su negocio? Ten por seguro que, aunque trabajen en el mismo rubro, tienen una mirada totalmente distinta de cómo perciben las cosas.

Mi sobrino cuando vio por primera vez el teléfono de disco, me preguntó para que servía. Ósea, ni reconoció el aparato que hasta hace unos años era el motivo de amarguras de mi padre cuando llegaba la cuenta telefónica.

Cada persona tiene una forma única de escribir. Mi recomendación es a que lo hagas desde la forma más honesta que tengas.

Probablemente hay copywriter más formales o técnicos que yo, y sin embargo eso no me hace menos profesional y respetuosa de mi oficio.

Si para ti, por ejemplo, el valor de la puntualidad es imprescindible para hacer negocios, escríbelo y díselo a tu comunidad.

Apreciarán tu franqueza e irremediablemente se notará en tu manera de escribir. Habla con honestidad que te aseguro se nota.

3. Planifica: No hay día que no deje de aprender sobre planificación estratégica porque los redactores seríamos nada. Y creo que es una de las más importantes áreas para escribir más y mejores contenidos.

Suelo escribir el contenido de mis redes sociales los lunes. Los sábados grabo el podcast y los domingos son sagrados para mí. Es mi forma de recordar que mi vida va más allá de un computador por mucho que ame escribir.

– Ponte un horario:

Sé que cuesta mucho especialmente cuando vamos iniciando. Te invito a que al menos digas. “Hasta esta hora equis trabajo o haré el intento”.

Has de cuenta que trabajas para una empresa ajena cumpliendo un día laboral. Porque si no, acaba una a las once de la noche escribiendo posts y contestando mails. Y así, es imposible levantarse enfocada y todo se convierte en un tema de nunca acabar. Sé de lo que hablo.

– Hazte de una lista:

Creo más en ellas que a la navidad. El año pasado hice un ejercicio muy sencillo que te puede servir también. Escribía de forma mensual tres o dos objetivos que quería alcanzar por grandes o pequeños que parecieran. Me ayudaban bastante a hacerme una idea del panorama que tenía por delante. Y, además, el gustito que me daba ir tachando, ¡no es comparable a nada en este mundo guapas!

– Escribe:

Puede sonar obvio… Ay si, “la copywriter me dice que escriba”, pero créeme, toda autónoma, emprendedora o profesional freelance que se aprecie, necesita una agenda, cuaderno, computadora o hasta una misma pizarra acrílica de colegio en las que ir anotando sus citas, actividades, ideas que se le ocurren para el contenido y frases que le gustan.

Lo mío va al extremo y raya en lo patológico. Tengo cuatro agendas en las que distribuyo mis reuniones, fechas, citas, números, objetivos y toda una serie de garabatos que solo yo puedo entender.

Recuerda el buen contenido es reflejo real de quién eres y lo que deseas transmitir con tu negocio.

PARA PRINCIPIANTES: DOS CONSEJOS PARA REDACTAR TU SITIO WEB O REDES SOCIALES Y SALIR AIROSA.

Comenzar un negocio puede ser una montaña rusa que te lleva de sentirte emocionada y aterrorizada al mismo tiempo en cinco minutos.

Tener al alcance a un buen diseñador gráfico para que impulse la imagen visual de tu marca, un social media para realizar la estrategia, o a un copywriter para redactar tu contendido sería lo máximo. ¿Quién no querría?

El tema, es que la realidad para muchas marcas personales o negocios es distinta. No todas tienen el dinero para invertir en una asesoría o contratar a un profesional.

Si lo sabré yo. Es que esto es igual a comenzar un noviazgo.

Cuando iniciamos no nos imaginamos ni remotamente lo que se nos viene luego. Porque al principio vemos todo tan rosado que nada importa.

Solo los mensajes de: “Buenos días” que te ponen los ojos más brillantes que un diamante de Tiffany, las promesas, los atardeceres. El amor…El amor.

Luego, y mientras va pasando el tiempo y vas conociendo al caballero en cuestión estas conversaciones que duraban interminablemente van mutando a ¿Quién recoge la mesa y lava los platos? “yo no veo pelis de terror” “no me llega el sueldo”, o “Rorro hasta cuando dejas el bolso de trabajar el suelo que Toby luego se lo orina y debo volverlo a lavar”.

Hay mitos que destronar pues hay muchas, tienen la falsa creencia de que:

Para escribir bien hay que ser creativas:

Pareciera que la condición obligatoria para escribir un buen texto, estuviera atada a nuestra capacidad para imaginar y ser creativas.

No es algo que puedas abrir y cerrar como una gaveta; es una especie de músculo que debemos nutrir. El proceso de alimentación implica que la creatividad es al mismo tiempo una habilidad, un arte y un estilo de vida y ocurre por fases.

Escribe sobre aquellas cosas que te muevan dentro. Sobre esa pregunta que te inquieta, sobre ese tema que sabes que ayudará a muchas personas. Si escribes siempre con ánimo, relato a relato y paso a paso, querrás sentarte a escribir y tendrás algo que decir cuando lo hagas.

Y no abandones a la primera de cambio. A veces lo único que necesitas es echar la vista atrás y recordar por qué querías escribirla; otras veces lo que necesitas es replantearte algunas cuestiones, cambiar el foco o la perspectiva que tenías sobre el tema.

Como la marca va comenzando, no necesita contenido valioso:

Otra falsa creencia especialmente entre aquellas emprendedoras en etapa inicial y es pensar que como van comenzando, pocas personas podrán percatarse del contenido que escriben cuando sucede totalmente lo contrario.

Es precisamente “ese” contenido atractivo, de valor y bien redactado desde el comienzo, es lo que hará girar cabezas.

Para ello, activa tu curiosidad por saber qué tipo de cosas necesita tu cliente o lector de ti. En esto, debes ser intencional.

Cuanto más curiosa seas, más señales recibirás del mundo exterior y más nutrirás a tu cerebro para escribir.

La curiosidad es esa capacidad que te permitirá estar presente, y captar los detalles y la forma en que tu cliente sienta que estás poniendo en palabras, sensaciones que él ha sentido siempre.

Las personas que escriben bien, son rápidas para hacerlo:

Imagina que vas entrando a un restaurante con más hambre que un perdido y pides una inmensa hamburguesa con salsa, papas fritas, carne, pollo ¡de todo!

De repente el mesero pasa y pregunta: ¿Otro plato de papas? se devuelve al minuto y dice ¿Le traigo más mayonesa? Se para en frente y comenta ¿Quiere postre también?

Te aseguro que al final, hasta las ganas de vivir te las quitó el fulano.

Con la escritura sucede lo mismo:

No sabotees tu creatividad con revisiones y correcciones continuas.
Déjalas para el final, cuando hayas escrito hasta el último punto y ya no necesites mantener la inspiración a tu lado. Tómate tu tiempo. Hasta el redactor más experimentado edita sus textos al final. No los envía como le salen a la primera.

Escribe lo que te salga, y después revisas al final. Te dará una visión más amplia y clara de tu idea para hacer los ajustes necesarios. No antes.

Necesitamos ser una escritora experimentada para que nuestros textos nos queden perfectos:

Conozco muchas mujeres que no se dedican especialmente al copywriter y pueden escribir mejores textos que cualquier profesional. Sólo que practicaron el hábito de la escritura, conocen muy bien a sus clientes y tuvieron la voluntad de aprender.

También se hicieron del hábito. Empieza con muy poquito (quince minutos) y ya irás aumentando el tiempo poco a poco. La clave está en reforzar el hábito cada día para acostumbrarte, y que no te gane la procrastinación.

Designa un lugar y una hora para escribir e informa a los demás de que no te deben interrumpir salvo que sea una urgencia. Asegúrate de que tu acción diaria sea pequeña y alcanzable hasta que hayas desarrollado el hábito.

Superadas estas barreras mentales, ¿No les pasa qué quisiéramos una especie de mapa o ruta para escribir cuando te encuentras en la etapa inicial de tu negocio?

Con palabras sencillas, sin tecnicismos, saliendo viva, coleando y echando el cuento. La idea es poder destacar y diferenciarnos porque al final, deseamos que nuestros textos reflejen lo que somos y lo que podemos ofrecer al mundo.

Hoy te invito a escuchar este podcast con Dos consejos para redactar tu sitio web o redes sociales y salir airosa.

Todo esto viene porque últimamente a raíz del sitio web, muchas de ustedes me han preguntado en mis redes sociales acerca de cómo escribir los suyos y plasmar sus ideas de negocio a fin de ofrecer sus productos y servicios.

Así que, sin más preámbulos, te dejo con tus orejitas paradas escuchando el audio.

¿A tu redacción le falta un toque profesional?

Si tienes dudas, te aseguro que juntas las resolvemos sin estrés lo que te tiene estancada. Prometo entenderás todo y la asesorías de copywriter huele a sandías.

QUÉ ES COPYWRITER EXPLICADO CON PERAS Y MANZANAS

¿Copy quéeeeee? ¿Verdad que hasta el nombre es difícil de pronunciar? Son de estas palabras norteamericanas que nunca termina una de entender.

Y yo que soy mujer que prometí sencillez por estos predios, hoy te lo explico con peras y manzanas.

Si nada más de ver varios videos de algunos profesionales referentes del área, me hicieron rascarme la cabeza varias veces, ¿Qué quedará para el resto de la humanidad?

Por ello, antes de que te quedes tipo yo, en las mañanas, o sea, mirando claro y sin vista al firmamento cuando te la mencionen, te lo explico.

El Copywriting no es más que escribir de tal manera que el lector se sienta atraído por lo que escribes para que te compre lo que ofreces o contrate de tus servicios.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Se trata de comunicar persuasivamente con palabras, tus ideas.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Eso sí, no cualquier tipo de palabras te van a ayudar a conseguir más clientes y conectar emocionalmente con ellos guapa.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
El objetivo es crear el contenido de la mejor forma posible y trasmitir “Eso” que tanto quieres a tus potenciales clientes.

EL COPYWRITING COMO IMPULSOR DE VENTAS

Si, utilizando técnicas de copy, podrás potenciar tu negocio a fin de que logres muchas cosas en el área comercial entre ellas:

– Invitar a tus lectores a suscribirse a tu blog, canal de YouTube, o alguna plataforma social.
– Abrir y leer un correo electrónico.
– Aprovechar una oferta con fecha limitada.
– Hacer clic a un enlace que pueda llevarte a un sitio web, o red social.
– Seguir a alguna persona o marca en Redes Sociales.
– Comentar publicaciones en Redes Sociales.
– Suscribirse a listas de difusión y grupos de interés en WhatsApp
– Realizar alguna donación para fundaciones y organizaciones sin fines de lucro.
– Y la lista es más infinita que los años de matusalén.

Por eso es que todas las técnicas de copywriting apuntan a llamar la atención de tu cliente y mantener el interés para que siga leyendo y pueda ser guiado hasta tomar acción lógicamente haciendo lo que tú querías que hiciera.

¿En qué se diferencia el copywriting de un redactor?

Un redactor escribirá sus textos para informarte, educarte, entretenerte y hasta inspirarte.

El copywriter buscará que tu lector reaccione de una forma bien específica, y esta usualmente está orientada a un objetivo de negocio.

En mi caso particular, estoy formada académicamente para hacer las dos funciones; sin embargo, al escribir, tengo objetivos diferentes cuando hago una, y otra tarea.

¿Es el copywriting la solución comercial para todos tus problemas de venta?

No, y quien te lo diga, va derechito al banquillo de los acusados con el gorrito de mentiroso y todo.

Es una parte muy importante; pero no es todo lo que se necesita en un negocio para que logres una venta.

Para empezar, necesitas un cliente potencial bien definido, un servicio o producto que ese cliente necesite, una estrategia de negocio, un diseño web que atraiga y por supuesto una buena planificación de actividades. Pero el copywriting sí es una de esas piezas.

Puedes tener unas fotos espectaculares, bien trabajadas o quizás un sitio web dinámico y con muchos efectos; pero eso por sí solo no conectara de forma especial con tu cliente. Máximo, pueden decir “oh, qué belleza”, pero ya. Las palabras son las que explican, conectan, atraen, enamoran y nos hacen diferentes.

Por lo tanto, podría decir que el copywriting hace las veces de balancín. (Son las estructuras que abundan en mi ciudad natal Venezuela y sirven a nivel mundial para la extracción del petróleo)

Una vez publicados, trabajan para ti las 24 horas del día, los siete días a la semana y sin descanso. No hacen paros laborales ni pausas.

COMO EL FOTOGRÁFO: EL COPYWRITING SIEMPRE ESTARÁ DETRÁS

Por mi querida profesión (soy periodista de carrera) me tocó sacar miles de fotos para los artículos que escribía, las notas de prensa que redactaba y las actividades de relaciones públicas que organizaba.

Para nosotros, los profesionales de los medios de comunicación, es básico saber hacerlo.

Siempre al final, me preguntaban lo mismo: “Meli: ¿Y dónde estabas tú?” Detrás. Era mi respuesta habitual, pues era la persona a quien le tocaba capturar el momento.

Igual pasa con nosotros los copywriter. Nos mantenemos en la más oscura sombra de tu negocio. Escribimos los textos con tu voz para que parezca que los has escrito tú (o, al menos, así debería) y no dejamos que nuestra personalidad aparezca ni en los puntos suspensivos.

El objetivo es que destaques tú, o tu marca. Tu personalidad, tus valores y formas de proceder. ¿Qué sentido tendría que saliera yo tipo: “hola, soy la copy de Lorena”? Ninguno.

Obviamente hay clientes que me han servido como testimonio por lo bien que les va con sus textos. Pero el meollo del asunto es ese. Que reflejen tu personalidad de marca. No la mía.

CONTRATAR A UN COPYWRITER: ¿QUÉ HARÍA POR MI?

1.-Investigación:
Estudiará a fondo tu negocio y tu marca, escuchará tus necesidades y los objetivos que quieres que conseguir a través de tus textos (que al final suelen resumirse en uno: conseguir más ventas) e ideará la mejor estrategia comunicativa para que tus palabras provoquen el efecto exacto que deseas en tu cliente ideal.

2.-Redacción:
Después (y sólo después de haber investigado e ideado una buena estrategia) escribirá esos textos. Claros, concretos, profesionales, atractivos, visuales junto con el calendario editorial. Ah, y coherentes con el tono de voz de tu marca.
En cualquier texto. Desde los sitios webs legales o en los artículos del blog correspondiente a una maquilladora, puede aplicarse copywriting y redactarse para llamar la atención o mantener la voz de marca.

3.-Medición:
Un buen copywriter, además, no desaparecerá una vez te haya entregado los textos.
Debe medir con estadísticas esos textos (es decir, cuántas de las personas de los que han leído, han acabado comprando, contratando tus servicios, sumándose a las redes sociales, suscribiéndose, etc.) para comprobar si los textos funcionan. Porque un buen copywriter escribe textos con estrategia y resultados.

Podría sumarle la corrección de textos, planificar correctamente tu contenido y ayudarte a definir tu comunicación de marca. Un tono de voz característico con el que los demás te identifiquen, un mensaje claro y concentrado que explique lo que haces sin dejar dudas y se diferencie los demás.

En mi caso siempre voy a procurar que aprendas; de lo contrario no tendría sentido el contenido que genero desde mis cuentas en redes sociales; pero si decides hacerlo, te aseguro que será una gran inversión.

El copy no es solo para vender en plan directo, agresivo y “chupulún”. De hecho, si me preguntas, difícilmente podrás hacerlo así. Es mucho más que eso.

Sirve para generar confianza, conexión y para vender persuasivamente sin manipular.

Con tantos mensajes que nos llegan diariamente en esta selva, es bien importante relacionarnos de verdad, con, conectar con quien hay detrás, ver que nos comprenden, que nos tienen en cuenta.

Y todo eso (más la venta), lo consigues con copywriting.

Como vez redactar para vender no es redactar lo primero que te salga ni lo que tú crees que funciona o lo que tú crees que quiere escuchar tu cliente. Es hacerlo con técnica e investigación.

Así que si te ronda en la cabeza la palabra: Copywriter. No es casual. Es que tu negocio de seguro desde el más allá, y con voz de ultra tumba, te lo está pidiendo.

EL COMIENZO

Entre engordar un par de kilos comiendo pie de limón, y chocolate hoy les ofrezco la más calurosa bienvenida a las mujeres y marcas femeninas que ahora me acompañan en este salto que estoy dando y no es precisamente el salto largo de las olimpiadas, aunque para mí lo parece.

Bienvenidas a mi sitio web.

Soy Melina Garrido, pero de cariño siempre me han dicho Meli.

Ayudo a marcas femeninas que quieren conseguir más clientes diferenciándose de su competencia a través de las palabras, aunque crean que escribir y vender no son su mayor habilidad.

Déjame ofrecerte un abrazo con olor a sandías. Es mi fruta preferida y de forma constante lo veras en mucho de mi contenido.

Espero compartir contigo al menos dos veces al mes, un artículo que estará en consonancia con mi podcast llamado “Sonríe al Escribir”. Un espacio en Ivoox sobre escritura persuasiva, comunicación de marca, emprendimiento y uno que otro tema que nos interese a nosotras las mujeres emprendedoras y dueñas de negocio.

Tengo que agradecer a muchas personas este proyecto que ahora se materializa.

Y aunque no quiero sonar a la típica miss cuando gana su corona en el concurso de sus sueños, es inevitable no agradecer a las personas, marcas y amigos quienes me apoyaron para que hoy, estemos abriendo el champagne.

¿Enumerarlos y mencionarles? No me atrevo. Me daría terror que, por algún olvido involuntario de mi cerebro que ya debe ser XXXL por tantas cajas y el cachureo que le meto, se me olvide alguna persona.

¿Cómo no agradecer a esa amiga quien desde joven te animaba y veía en ti, el potencial de un diamante en bruto? ¿A tus padres, esposo, familia?

Luego, están los compañeros de camino en este mundo emprendedor.

Esas personas con quienes compartes la alegría de tu primer cliente, los trastazos, llantos como María Magdalena. A mis seguidoras en redes sociales, clientas. En fin ¡Todo un viaje!

Este ha sido un año muy intenso. Soy venezolana viviendo en Chile. Específicamente en Valparaíso. Si, si… Esa misma…En la perla del pacífico y patrimonio de la humanidad.

Atravesé varios países con Toby (el perro) con mi cara de “Aquí estoy yo por si no me han visto”.

Y entre acomodarme, ajustarme a comer las empanadas de pino y asado, si me da la vida para escribir.

No te confundas guapa. Tampoco es que me la paso mirando al firmamento todo el día, pero espero hacerlo dos veces al mes de forma continuada.

Es que soy de hablar mucho. Bueno, sí está bien. Seré honesta: Hablo hasta por debajo de las pestañas. Y así como hablo, escribo.

¿Quieres conocerme de forma más personal? Ven que te lo cuento:

La infancia bien, gracias. La adolescencia más bien regular, la adultez un poco más loca, ¿Pero ¿quién no?

Tengo desde billeteras, aretes y hasta carteras inspiradas en las sandías. Sí; es el momento de pensar que lo mío es de cuidado. Pero ya verás que luego de un tiempo, pasas por la calle, ves una y te acuerdas de mí.

Aborrezco el café. En este punto puedo desde acá, verte poner cara de asombro y no entender por qué existo y respiro todavía.

Soy toda una chica planner. Tengo, normalmente, unas tres agendas de diferentes diseños y estilos, porque anoto hasta mi segundo nombre para no perder detalle de nada. Tengo una agendita pequeña al lado de mi cama por si me viene una idea a la mente ¡puff! Lo anoto de una vez. ¡Me encantan!

No hay dolor que no se cure ni tenga un remedio mejor que comerse un pie de limón.

De mi madre, heredé el gusto por la excelencia y hacer las cosas bien. En mis proyectos me preparo lo más que puedo; pero de mi padre heredé lo parlanchina, extrovertida y ese amor por los medios de comunicación. (Él fue cantante, compositor y locutor por más de tres décadas)

Soy mamá perruna de Toby. Un chihuahua mezclado con pincher que amo con locura y hasta el día de hoy duerme con mi esposo y conmigo en la cama. De hecho, atravesó tres países conmigo.

Les tengo pavor a los ratones. Siento que, si veo uno a los lejos, caeré en coma y moriré jajaja.

No veo nada de misterio o terror. Ni películas, ni libros. ¡Nada! Aunque soy muy arriesgada para casi todo en mi vida; soy demasiado temerosa en ese tema. Qué loco, ¿no?

Mudarme de país fue de las cosas más dolorosas por las que pasé.

Me ha dado un miedo que te mueres; pero me ha permitido crecer e ir más allá, sentirme acompañada, compartir empresa y hogar, asombrarme mucho más, comer pie de limón y volver a enamorarme de este proyecto y pensar que sí, que vale la pena.

Yo no acabo de adaptarme a esta vida “loca”, que cantaba la colombiana Shakira, pero lo intento. Y así van saliendo las cosas.

Y aunque llevo tres años con mi marca en Facebook, Instagram y Twitter, el sitio web nace hoy.

¿No crees qué de esto va emprender? de mejorar, atreverse a dejar lo viejo para hacer cosas nuevas. Ya necesitaban mis clientas un espacio online donde comprar a golpe de click.

Escribirla fue todo un parto. Noches enteras escribiendo, borrando, leyendo, y aprendiendo sobre la marcha muchas áreas que todavía faltan por pulir.

Así que si alguien sabe de un buen remedio que me quite la cara de zombie que se me ha quedado, se lo agradeceré en el alma. Eso sí, una zombie con estilacho. Es que ver el sitio web como una realidad, me pone automático cinco estrellas en los ojos.

Pueden apuntarse al newsletter dejando los datos aquí abajo. No se preocupen, no pienso volverlas locas con notificaciones.

[mc4wp_form id=”14799″]

Simplemente, es la lista de invitadas a mi rinconcito que huele a sandías. Así, les mandaré mis artículos con los audios, les contaré uno que otro rollo como inmigrante, mujer emprendedora y las aventuras que vivo como la eterna novia de un chef.

Ah: También contenido sobre escritura persuasiva, copywriter algún secreto de los buenos y accederán a mis cursos, promociones y descuentos exclusivos por ser parte de mi comunidad en su bandeja de entrada.

Hoy sonrío más que nunca al escribir, te invito a que te pintes los labios con el color que más te guste (que eso siempre nos pone muy felices) y con bolígrafo en mano lo hagas conmigo.

Bienvenida Guapa. –

Meli.