3 PREGUNTAS QUE DEBES HACERTE PARA CREAR UNA ESTRATEGIA DE CONTENIDO SÓLIDA

Hay una gran diferencia entre táctica y estrategia cuando se trata de crear una estrategia de contenido sólida.

Como copywriter y redactora lo sé.

Y es que a menudo, escucho mujeres de negocios que sienten han probado todas las tácticas del “Influencer del momento”. Podcasts, marketing por correo electrónico, Instagram Live, Instastories, YouTube y hasta la carta astral: lo que sea, lo han probado.

Pero no han visto el tipo de resultado que querían o esperaban.

Sin embargo, a medida que profundizo, descubro tienen una cosa en común:

Ninguna estrategia de contenido sólida que agrupe todas esas tácticas en un plan, está cohesiva o alineada unas con otras.

Solo han estado tirando flechas al aire para ver a quién le pegan, y hay métodos.

Este debe organizarse: Por si te interesa, aquí te digo cómo.

Créeme cuando te digo que he generado contenido para marcas de todo tipo.

Desde un negocio que ofrece servicios de reparación y mantenimiento a tractores, a una profesora de feng-shui. He escrito de todo.

Igual comienzo cada sesión de estrategia con tres preguntas básicas.

Las respuestas a esas preguntas, me guían mientras elaboro una secuencia que se va trabajando desde mi cabeza, y ayudarlas a obtener sus resultados deseados.

De seguro, pueden ayudarte a ti a hacer lo mismo.

3 PREGUNTAS QUE DEBES HACERTE PARA CREAR UNA ESTRATEGIA DE CONTENIDO SÓLIDA

PREGUNTA # 1: ¿CUÁL ES TU OBJETIVO?

Todo se reduce a tus objetivos.

Cuando les pregunto a las clientas sobre sus objetivos de marketing de contenidos, su respuesta determina mis sugerencias y estrategia.

El objetivo dicta la estrategia.

Lo diré de nuevo para las mujeres de atrás que no pueden escuchar bien:

El objetivo dicta la estrategia.

Recientemente le hice esa pregunta a una clienta. (Cuál es tu objetivo)

Ella es maquilladora.

 

Sus cursos hasta diciembre están llenos. (Si lees esto a destiempo, estamos en septiembre)

Su deseo es seguir escribiendo en su blog todas las semanas como lo ha hecho solo para mantener su presencia en línea, para que, cuando una clienta potencial visite su sitio web, el contenido esté actualizado y le sea relevante.

Está bien, eso es legítimo.

Como buena periodista preguntona que soy, en medio de la conversación, mencionó que planea lanzar un curso online el próximo año (enero) para ayudarla a escalar. O sea, en tres meses.

¡Aja! Las orejas se me levantaron como mi Chihuahua Toby cuando le digo: “Vamos a salir”.

De repente, bloguear todas las semanas solo por “presencia online” ya no es una estrategia.

Debe recopilar direcciones de correo electrónico y clientas potenciales, nutrirlas y llevarlas al punto en que felizmente le arrojarán dinero tan pronto como anuncie su curso de maquillaje.

Su objetivo era vender un curso en el futuro.

Y sabía que su contenido actual no estaba atrayendo muchas clientas potenciales o el tipo correcto que quería.

Sin embargo, no vio que su contenido puede resolver esos problemas ahora, en lugar de esperar 1 mes antes de su lanzamiento.

A VECES, IDENTIFICAR CÓMO EL CONTENIDO APOYARÁ TUS OBJETIVOS COMERCIALES ES UN DESAFÍO. PERO CUANDO TIENES UN OBJETIVO CLARO, PUEDES TRABAJAR HACIA ATRÁS PARA ENCONTRAR UNA ESTRATEGIA DE CONTENIDO QUE LO RESPALDE.

Por eso cada sesión de estrategia que realizo, comienza con esta pregunta, y no avanzamos hasta que tenemos un objetivo claro que podemos rastrear.

Lo que nos lleva a …

PREGUNTA # 2: ¿CÓMO HARÁS EL SEGUIMIENTO DE TU PROGRESO?

Solía ​​ser un gran anti-números en mi negocio.

A ver… ¿para qué mentirte? Era enemiga total de ellos hasta que me tocó hacer mi primer lanzamiento como Dios manda.

Solo él sabe la cara de sufrimiento que puse cuando revisé una tabla de conversión que perfectamente sirvió para vender uno de mis cursos.

Soy una chica de palabras. En mi cerebro desandan como Pedro por su casa.

Pero vi que se pueden aplicar algunas fórmulas matemáticas a los objetivos comerciales, y lógico… ver mejores y más rápidos resultados.

Me ha ido mejor. ¡Po´s pa´ qué negarlo!

Sin embargo, para que esta magia matemática funcione, debes concentrarte en los números correctos. Porque mirar los equivocados puede empeorar las cosas.

Digamos, por ejemplo, que decides concentrar todos tus esfuerzos en conseguir más descargas de tu podcast. ¡Diseñas una estrategia y funciona!

Las descargas van por las nubes.

Entonces llega el momento de lanzar lo tuyo y… va mal. No tienes suficientes clientes potenciales nuevos, por lo que no logras tus objetivos de ventas.

Si el objetivo comercial general eran las ventas, entonces la cantidad de descargas de un podcast es la métrica incorrecta para rastrear, porque, en este ejemplo, las descargas no se correlacionan con las ventas.

Si estás rastreando alguna métrica, elegir enfocarse en algo como la cantidad de “Me gusta” en tu cuenta de Instagram o la cantidad de retweets, no te servirá de nada.

Porque en realidad ellas no reflejan tus objetivos comerciales.

Son métricas de vanidad. Alimentan el ego, pero no necesariamente se traduce en más negocios.

Una cosa es la cantidad de seguidoras que tengas en tus redes sociales y otra, las ventas alcanzadas por esa cantidad de mujeres allí. No lo confundas. Te lo dice hasta esta gallina que conseguí acá y me pareció muy cómica.

Por eso tantas mujeres se sienten frustradas con los blogs y la redacción de contenido en sus negocios.

Como no se concentran en las métricas adecuadas para sus objetivos, nunca ven los resultados que desean.

PREGUNTA # 3: ¿CÓMO LLEGARÁS?

Una vez que sepas las respuestas a la pregunta N° 1 y N° 2, es cuando comienza la diversión.

Allí, mi cerebro empieza a echar chispitas, comenzamos a hacer una lluvia de ideas y diseñar una estrategia para acercar el negocio a los objetivos.

Pero la estrategia depende de las respuestas a las dos primeras preguntas.

Sin esos objetivos, no puedo crear una estrategia eficaz para un cliente, y seguramente tú no podrás crear la tuya.

Porque cada estrategia es diferente:

  • Si el objetivo es construir tu lista para vender algo en unas pocas semanas, mis sugerencias serán diferentes que si quieres vender algo en unos meses.
  • Si quieres que tu comunidad descargue tu E-book, la maniobra será diferente a si quieres que participe en un seminario web.
  • Si estás vendiendo servicios de consultoría de 500 $, mi estrategia será diferente a las de la mujer que vende un curso de correo electrónico por goteo de 59$.

¿Por qué lo sé?

Por mi experiencia: Te cuento lo que me pasó este año.

Al iniciar enero, me propuse como meta comercial varios objetivos. Entre ellos:

  • Aumentar el porcentaje de mis ingresos provenientes de las ventas de cursos online.
  • Incrementar las suscriptoras en mi base de correo porque no deseo depender solamente de mi comunidad en redes sociales para vender.

Por ello, sabía que las clientas potenciales por correo electrónico era la métrica que necesitaba rastrear, así que pasé los primeros 4 meses aumentando mi lista con actividades y presentaciones diversas. Lo hice casi al 30%

OBJETIVO LOGRADO.

El 7 de mayo lancé mi curso. Dando clic aquí lo puedes ver

EL DETALLAZO.

Me equivoqué en la elección horario y muchas chicas de todas partes empezaron a escribirme proponiendo diferentes horas (el curso sería en vivo). De inmediato tomé acción. Lo hice grabado para darles mayor facilidad y de paso hacerlo a un menor precio. Elección acertada.

El curso se llenó haciendo el seguimiento respectivo de mis numeritos logrando mi objetivo.

GRAN GANANCIA.

¿Cómo llegué? con una estrategia de webinar en vivo atrayente para mi comunidad, redacción de contenido de valor, una secuencia persuasiva de correos, bonos, acompañamiento, en fin, una serie de actividades que complementaron el lanzamiento.

MORALEJA.

Si me hubiera quedado con una estrategia alineada con los objetivos equivocados, centrada en las métricas incorrectas, y sin escuchar lo que quería mi comunidad, no habría tenido ese tipo de éxito.

A menudo describo la redacción de contenidos como construir un puente.

Tu clienta potencial se sienta a un lado con deseos de pasar al otro para hacer una venta.

Cada pieza del puente (tu contenido) le ayudará a atravesar y lograr sus objetivos.

Tienes que ofrecer el tipo correcto de contenido-puente, a la distancia adecuada, a la frecuencia adecuada. De lo contrario, se cae río abajo sin que nadie vuelva a saber de ella.

¿QUÉ ESTÁ SUCEDIENDO CON LA ESTRATEGIA DE CONTENIDO?

Que mujeres de negocios simplemente arrojan piezas al río al azar. Grandes rocas, pequeñas rocas, blogs y podcasts, videos en vivo y tiktok, sin pensar en cómo, o incluso si, el contenido las ayudará a realizar el viaje hacia una venta.

Es una gran pérdida de tiempo, energía y recursos.

El problema no es que estas mujeres no tengan un objetivo; Casi todas saben que su objetivo es aumentar las ventas.

Es que están ahogadas en tácticas de marketing para probar, nuevas plataformas en las que estar y tendencias a seguir y no están alineando el contenido que están produciendo y la estrategia que siguen, con su objetivo.

Pero cuando eliges las piezas adecuadas en los lugares correctos en el momento adecuado y escribes persuasivamente para vender, creas una estrategia de contenido que tiene un impacto real en tu negocio.

 

También te puede interesar...

Deja un comentario